Cuando el Email se convierte en Spam.

El correo electrónico es uno de los medios masivos más utilizados actualmente para promocionar nuestros productos o servicio, a través de éste es que nos podemos publicitar de una manera gratuita cuando contamos con una excelente base de datos de personas que están interesadas por lo que desarrollamos.

Un e-mail debe ser llamativo desde el asunto para que el usuario se interese en abrirlo y con ello puedas brindarle la información que a ellos les interesa con respecto al producto que vamos a ofrecerle. Pero cuidado, debes de manejar ciertas palabras (atractivas) pero que no suenen a spam, por ejemplo un título sería “Conoce el sexo de tu bebé”, genial para un servicio de ultrasonidos, pero corremos el riesgo de que los servidores de correo electrónico lo envíen a la carpeta de spam por la palabra SEXO.

Por otro lado, también los correos que tienen la palabra promoción son enviados a una sección especial en el servicio de Gmail, con el motivo de reducir el spam y de brindarle información útil a los usuarios, quienes en algún momento se pueden interesar por dichas promociones o suscripciones sin tener que llenar su bandeja de entrada.

Cuando desarrollemos un email marketing, debemos pensar en todas posibles opciones y siempre brindarle la elección a los usuarios de dejar de recibir nuestra información, aunque nos duela es lo mejor, ya que si varios de nuestros clientes potenciales nos marcan como spam, todos los servidores lo detectarán como tal y corremos el riesgo de que nuestro email nunca llegue, aún a los usuario que sí les interesa la información.

A petición de nuestra comunidad se ha desarrollado este artículo, ya que nos gusta estar al pendiente de sus necesidades y requerimientos. Si tienes algún tema, del cual deseas que se amplíe la información a través de nuestros posts puedes escribirnos en nuestras diferentes redes sociales como son Facebook, Twitter  y Linkedin.

Fuente: Roastbrief

admin
No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.